Arreglo de flores frescas para una comida

arreglo-floral

Hoy les vamos a explicar como llevar a cabo un arreglo de flores frescas para ornamentar, entre otras cosas, la mesa de la cena.

Materiales precisos:

Una parte cuadrado de oasis, cortada a fin de que quepa en el envase y popularizada, una o bien dos pulgadas sobre la parte de arriba.

Flores frescas como, entre otras cosas, hortensias, claveles, peonías, rosas, crisantemos, gladiolos, etc.

Hojas frescas como, entre otras cosas, helecho, culandrillo, hojas de limonero, y otras que creamos recomendables.

Florero o bien envase correcto.

Trámite:

Empezar poniendo el envase a utilizar, sobre una mesa. Si se utilizara una canasta se va a deber cerrar herméticamente a prueba de agua con una funda plástica. (O bien en su defecto ubicar una hoja de papel de aluminio a lo film, sobre la parte de arriba de la canasta, y después ubicar otra hoja cruzada sobre la primera). Apretar el papel en la canasta, y plegar los lados. Ubicar después una parte grande de plástico abultado, en la canasta y sobre el papel previo.

Recortar el oasis del tamaño que sea primordial, empaparlo en agua y ponerlo en el envase, asegurándose que sobresalga del mismo una o bien dos pulgadas. Por último, recortarle los bordes, intentando de que quede un borde solamente redondeado.

En este momento empezar a ubicar ciertas flores enormes en el oasis, intentando de conformar una cúpula grande redondeada en el centro del arreglo que vamos realizando. Ir añadiendo flores pero pequeñas, y intentar construir una región inferior de flores acercándonos adelante del envase.

Sirve pero ir reuniendo flores coloridas porque son más impresionantes que diseminar flores en forma individual por todo el ramo.

Recomendamos no tirar los capullos cerrados dado que se tienen la posibilidad de además usar en el arreglo porque dan pero color y al unísono dan pero fachada natural. Se completara el trabajo con flores y hojas de relleno. Se tienen la posibilidad de reacomodar las flores para de esta forma completar los espacios y también ir cubriendo completamente el oasis. Terminado este trabajo giraremos el envase para observarlo desde todos y cada uno de los ángulos y corroborar que esté acertado y a nuestro gusto. En este momento agregaremos agua al envase precisamente hasta unos 8 centímetros del borde.

Únicamente nos resta en este momento fijarnos cada día como está el nivel del agua para ir rellenando lo que se aprecia que falta, ahora va a estar listo nuestro bonito arreglo floral.

Deja un comentario